viernes, 28 de octubre de 2011

Las Crónicas de la Marca del Este

«Hasta los señores del sueño tenemos miedo. Durante mi existencia sempiterna me he encontrado con seres que han inspirado a la hora de crear pesadillas. Mas ninguna como aquélla...
Recuerdo estar sentado en la entrada de mi cueva, contemplando la luna. Cuando oí una respiración trabajosa y unos pies pesados, que ascendían por la falda de mi montaña.
Me crucé de brazos y esperé, curioso por comprobar qué nuevo personaje osaba entrar en mi reino sin ser invitado. La figura en cuestión me dejo perplejo. No mediría más de metro y medio. La luz lunar rebotaba sobre su testa rasurada como lo haría sobre una bola de cristal sudado. Un parche ocultaba su ojo derecho, y el izquierdo giraba de un lado a otro, inquisitivo. Las extremidades de aquel ser, gruesas como troncos, hacían imposible tratar de abarcarlo en un abrazo. Los retales de armadura abollada con que cubría su cuerpo aumentaban su, ya de por sí, brutal aspecto. Un enorme hacha que cimbraba a sus espalda, colgada de una maroma gruesa.  

-¿Qué has venido a buscar al reino de...?
-¡Menos monsergas! -bufó aquella cosa al tiempo que se rascaba la barba roja y ralosa que le malsalpicaba la cara.
-Perdona pero yo soy El Cori...
-Sí, sí, sí... Sé de sobra quién eres. Y vengo a darte un consejo -Lorna colocó sus manazas frente a mi cara y crujió sus nudillos sonoramente-. Más te vale que hables de nosotros. Y pronto»



Extraído de «De los turtuosos caminos que toma la inspiración», por El Corintio.



*****


Esta semana se hacía pública la portada del que será el segundo volúmen de Las Crónicas de la Marca del Este, obra de Víctor Bravo.




Como ya ocurriera en el anterior volúmen, podemos ver que la edición está cuidadísima, llena de multitud de detalles. Además, la ilustración de la portada no es aleatoria, sino que sigue una corcoordancia con la del primer volumen. Si en aquella veíamos a un grupo de aventureros reuniéndose en una taberna, aquí vemos a algunos de esos mismos personajes caminando en pos de pertrechos.
¿Quién está detrás de esta preciosidad? Los chicos de La Marca del Este (juego de rol patrio que está teniendo una maravillosa acogida, pinchad sobre el enlace para ir a su web), Holocubierta Ediciones, Rubén Serrano (autor y compilador de la antología) y un buen puñado de autores, o mejor dicho: cronistas, dispuestos a subir el listón del volumen anterior.
A continuación, la caterva de mercenarios de la tinta y sus creaciones:

-  Juego de Dioses, de Víctor Morata Cortado
-  Se buscan mercenarios, de Guillem López
-  El despertar de Reila de Sen Jin, de Elena Montagud
Encuentro en el Bosque Viejo, de Mauro García-Oliva
La marca del Bastardo, de Anna Morgana Alabau
El último valaryo, de Javier Pellicer Moscardó
-  Los designios de Legis’, de Jordi Raboso
-  La búsqueda de la Hoja Fénix’, de Luisa Fernández
-  El rey de Piedra, de Cristóbal Sánchez Morales
La ciudad de los esclavos, de José Luis Cantos Martínez
-  Malus, o la cabaña del Bosque Negro’, de Andrés Abel
-  Lena de Maliayo’, de Vicente García Oliva
-  Lilianna, de Francisco Solier Pérez
-  La venganza de Mur Espadarrota’, de Tony Jiménez Martín
-  El sabor de la sangre’, de Juan Ignacio Vidal
-  Nidiah y el Orbe de los Deseos’, del propio compilador, el escritor de narrativa fantástica Rubén Serrano.

En lo personal, pues decir que me encanta verme entre tantos autores de talento, algunos de ellos, también amigos.
Con «La ciudad de los esclavos», continúo con la historia de los personajes presentados en el anterior volumen: Galiep Malavida y Lorna Hachasangrienta. Eso sí, os anuncio que no es una continuación al uso... Tendréis que haceros con un ejemplar para saber de qué os hablo... (risa maligna).

Si queréis saber más de Las Crónicas o incluso asediar a algunos de sus autores con vuestras preguntas, debéis saber que en la próxima Hispacón (Convención de Fantasía Épica y Ciencia Ficción), que se celebrará en los días 12 y 13 de Noviembre en Valencia, se realizará la presentación oficial de Las Crónicas de mano de Elena Montagud, Guillem López y Javier Pellicer. Será también en esta convención cuando se podrá adquirir, de manera exclusiva y con unos días de adelanto con respecto a la distribución nacional, el libro para el que además podréis conseguir la firma de estos autores.

Como guinda para esta entrada, me gustaría dedicar una reseña al primer volúmen de Las Crónicas.

Lo primero que llama la atención (como he dicho antes) la calidad de la edición el diseño de la tapa, el relieve en la cabecera, el grosor del tomo... Detalles de esos que hacen que el libro te llame desde el estante. En su interior seguimos encontrando una maquetacion de calidad: marcos en las páginas, las cuales asemejan ser pergaminos ajados, y un montón de ilustraciones, con especial mención a las que encabezan cada relato. 
En cuanto a estos... Es difícil encontrar antologías en las que todos los relatos te gusten mucho. En eso Las Crónicas no es diferente al resto de compilaciones. Hay relatos para todos los gustos. Lo que sí que hay que recalcar es que el nivel medio de los escritos es batante elevado, siendo además aptos para aquellos familiarizados con el rol y el juego, como para los lectores pasajeros, ajenos a este tipo de juegos y que sólo buscan y buen rato de aventuras. 
Los relatos son los siguientes:


-La primera aventura de Bainis de Robleda (Javier Pellicer)

El libro arranca, y para ello qué mejor que hacerlo con uno de los mejores relatos de la antología. El autor muestra su dominio de la fantasía. Con cuidadas descripciones que son cuadros llenos de color. Pero también es diestro a la hora de hacernos llegar sentimientos, y es ahí donde el relato transciende y se convierte en único. Ojo a los personajes...


-El Hacedor de Mundos- (Magnus Dagon)

Un relato lento y reposado. Muy instrospectivo. Con un personaje oscuro y taciturno en cuya mente torturada nos sumergimos conforme avanza la lectura. De atractiva estructura, me ha parecido un relato que va ganando enteros conforme avanza. El final merece el arduo comienzo. Bella  prosa la del autor, por cierto.


-Más Allá (Vicente García Oliva)

Un relato sencillo, directo y sentimental. Me gustó. Quizá pueda hacérsele un reproche, y es que se desarrolla en La Marca como podría haberse desarrollado en cualquier otro lugar. Se echa en falta alguna localización, por ejemplo. Con todo, se disfruta.

-En busca del Dilim robado (María Delgado)

El relato nos presenta una aventura más o menos arquetípica, con una heroína como protagonista. Tiene muchos toques de partida de rol, con bastantes pasajes de acción e infiltración. Sin embargo, da la sensación de querer abarcar demasiado en pocas páginas, y la emoción se diluye. La intención es buena. Pero más pausa, ahondar un poco más en cada situación, creo que le habría venido muy bien.


-El rescate de Fenton Barmey (Megan Maxwell)

El punto de partida es bastante similar al anterior: relato-aventura desenfadada, con una guerrera en el centro de atención. Sin embargo, éste relato logra conectar directamente con el lector gracias a la certeza con la que están construidos los personajes principales y lo agudo de algunos diálogos. Tampoco se queda corto en tramos de acción. Me gustó mucho, aunque quizás me sobraron unas cuantas criaturas fantásticas.


-El canto de la Abubilla (Juan José Castillo)

Un relato que aporta algo diferente a la antología: terror. Presentado como un cuento para niños, la trama es sencilla, pero interesante. Muy bien construido, con un estilo cuidado y ágil. Puede tener la pega que ya comentaba en "El más allá", que La Marca tiene muy poco peso en el argumento. Buen desenlace.


-La última aventura de Galiep Malavida (José Luis Cantos Martínez)

No es de ley que vaya por ahí reseñando mis propios relatos.


-El mito de Darkun (Tony Jiménez)

El relato empieza lento, y algo flojito. Tenía la sensación de necesitar que "pasara algo ya". Luego empieza a ganar dinamismo y, aunque quizás la fórmula que usa el autor pueda resultar un poco repetitiva, pronto la trama se hace contigo y sólo quieres llegar al final. Y no decepciona, al contrario, disipa las dudas arrojadas al comienzo. Es un bello cuento, con un mensaje incluso entrañable y que consta del que, a mi parecer, es el mejor desenlace de toda la compilación.


-Hermanos de sangre (Ignacio Javier Borraz)

Uno de mis favoritos. Me gusta la sobriedad del autor a la hora de narrar esta historia entre hermanos. El final me parece muy acertado, quizá un pelín previsible cuando te vas acercando, aunque a mí me impactó igualmente.


-La guardiana de la Marca del Este (Loli Gonzalez Prada)

Un relato correcto. Mantiene un buen nivel de principio a fin, está llevado con oficio... Pero le falta una chispa, un algo que le haga diferenciarse del resto; aportar algo nuevo.


-Aventuras de Baldvin en el Bosque de la Araña (María Victoria Albornoz)

Buen relato. Logra crear suspense desde las primeras líneas y la aventura se desarrolla de manera muy acertada. El desenlace, con buenas dosis de acción, es muy entretenido.


-Scark, el rey fantasma (Juan Ignacio Carrasco)

Me encantó su inicio, con ese sabor a leyenda que, en un libro como el que nos ocupa, le viene como anillo al dedo. Sin embargo, la historia avanza y va perdiendo un poco de gas hasta finalizar en una escena que no hace justicia a tan interesante premisa. No es un mal relato, en absoluto, pero creo que podría haber sido mucho más redondo.


-Idólatras en Neferu (Fermín Moreno)

Relato de prosa espesa y muy trabajada. Puede que, de primeras, eso suponga un impedimento al lector ávido de narraciones más ligeras. Sin embargo, creo que es el estilo perfecto para la historia que se narra. Un argumento cruel, casi obsceno... Con el que disfruté mucho. Es otro de eso relatos diferentes que enriquecen muchísimo la antología. De mis preferidos.


-Nidiah y la Cámaras de las Almas Puras (Rubén Serrano)

La antología cierra con la presentación de un personaje que dará que hablar en el futuro: Nidiah, una hechicera que oculta un enigmático secreto. El relato parte, como otros, de una escena típica en las aventuras de rol, con personajes también bastante estereotipados (un guerrero gruñón, un elfo astuto, un mediano con las manos largas...). Pero está escrito con mucho oficio, y engancha desde muy pronto. La trama es la mar de interesante, sobre todo en lo que refiere a esa Cámara que nos anuncia el título. Muy bueno.


Conclusión: una antología de relatos muy recomendable para aquellos que quieran huir de trascendentalismo y, simplemente, busquen pasar un buen rato de aventuras, entre escudos y lanzas, enanos y hechiceros, tesoros y secretos. Y no sólo lo digo yo...


Como muy bien indica su título, Crónicas de la Marca del Este es una agrupación de crónicas, relatos que se cuentan a los hijos, nietos, trovadores o parroquianos de taberna, y que van pasando de generación en generación, con una historia que evoluciona dependiendo del oído o la boca que la transmita
Globedia

Escritores profesionales y afi cionados a los juegos de rol se han unido bajo la dirección del prosista Rubén Serrano para crear esta antología, cada uno ofreciendo su particular visión de La Marca.
Scifi world

La edición es magnífi ca. Las páginas del volumen vienen presentadas a modo de pergamino antiguo sin, por ello, difi cultar la lectura; un detalle que le da un sabor particular al libro… Es un vehículo perfecto para presentar el escenario del juego de rol y hará volar la imaginación de los lectores.
OcioZero

Nos encontramos con unas ilustraciones, tanto en la portada como en el interior, que son sublimes y complementan a la perfección cada uno de los escritos. Ya de antemano, cuando el futuro lector toma entre sus manos este ejemplar, queda admirado por lo que ve; más tarde, sucederá lo mismo cuando se sumerja en las historias que contiene.
Shvoong

La edición de la antología es estupenda. Portada, contraportada, páginas interiores, presentación… De lujo, gente, de autentico, lujo. Holocubierta ha realizado un trabajo fantástico.
The Dreamers


Así que si aún no habéis tenido ocasión de echarle un vistazo, qué mejor momento que éste, cuando está a puntito de salir el segundo volúmen de una colección que, de seguir así, dará mucho que hablar.

Entre el cantar de los aceros, me despido hasta el próximo desmayo.
Hasta entonces, seguid soñando.





C.

2 comentarios:

  1. Hola, José Luis:

    Muchas gracias por la reseña del primer Crónicas... me alegra mucho que te haya gustado "Idólatras en Neferu"... :-)

    ResponderEliminar
  2. De nada, Fermín. Tu relato merece esto y mucho más.


    C.

    ResponderEliminar